Hasta que “El todo sea en todos”: NIETZSCHE y el acceso a la Totalidad. PARTE III